Archive for julio, 2015

5 consejos para explicar contenido complejo en sus cursos eLearning

Nota explicar arion

Temas complejos, participantes neófitos

Como diseñadores instruccionales, ¿cuántas veces han subestimado a los participantes de sus cursos? Disculpen que haya empezado con una pregunta incómoda; créanme que mi intención no es enjuiciarlos, sino invitarlos a reflexionar sobre la forma en que adaptamos los contenidos de los cursos según el público meta, en específico, cuando se nos advierte que nuestros participantes serán personas con un nivel educativo básico.

Aunque no sea intencional, debemos reconocer que en ocasiones damos por hecho que una persona con pocos estudios no será capaz de comprender los temas complejos y procedemos a “minimizar” los materiales, por decirlo de alguna manera. Es cierto que conocer las características generales de los participantes resulta fundamental para la adaptación de los contenidos, la elaboración de los reactivos, y en general, para todo el desarrollo de los cursos, pero no por ello tenemos que caer en el extremo de tratar a las personas como si fueran incapaces de razonar.

Ante un contenido complejo, ¿Qué hacer?

Para contextualizar lo anterior, imaginen que les han pedido diseñar un curso sobre principios generales de física y que los participantes son adultos de entre 30 y 40 años, cuyo nivel educativo máximo es la preparatoria. Como cereza del pastel, el material fue realizado por un renombrado físico, quien les ha enviado un documento con muchos tecnicismos. ¿Qué harían primero? Llorar, claro, pero ¿y después?

Aquí les presentamos 5 recomendaciones puntuales:

Recomendación No. 1. Tratar a los participantes como adultos

Como resultado de diversas experiencias con el diseño instruccional de cursos con temáticas complejas, mi primera sugerencia sería dejar de tratar a los participantes como si fueran niños. El hecho de que no tengan un título universitario no significa que su pensamiento deje de ser el de un adulto; por lo tanto, eviten hacer un curso como para nivel prescolar, saturado de imágenes de colores e historias sobre mundos fantásticos.

No es por ponerme epistemológica, pero recordemos a Edgar Morin (1994) y sus postulados acerca del pensamiento complejo, que se define como un proceso mediante el cual se construyen nuevos conocimientos sobre la base de ideas complejas, pero sobre todo, el autor advierte que el pensamiento complejo no puede reducirse a un montón de postulados emanados de las llamadas ciencias. Entonces, los seres humanos siempre somos capaces de llegar a pensamiento complejo independientemente del nivel educativo.

Recomendación No. 2. No modificar arbitrariamente los contenidos

La segunda recomendación es no modificar los contenidos sin antes preguntar al experto. Por más que nos gane la tentación de hacerlo, hay que aceptar que la gran mayoría de los diseñadores instruccionales no somos físicos, químicos o ingenieros, por lo que no es un pecado no diferenciar una tolva de un silo, o no comprender al cien por ciento las leyes de la termodinámica; es por ello que en vez de proceder de inmediato a usar un lenguaje más “amigable”, lo mejor es asegurarse de que no estamos cambiando peras por manzanas.

Recomendación No. 3. No borrar los contenidos difíciles

Aunado a esto, una tercera consideración incluye nunca borrar los contenidos más difíciles, es mejor buscar un modo de que los participantes los comprendan. Para situaciones como ésta es que se han ideado un sinfín de estrategias didácticas, sólo es cuestión de romperse la cabeza por un rato hasta encontrar una manera didáctica de plasmar la idea.

Recomendación 4. Evitar el abuso de ejemplos comunes

En cuarto lugar, un consejo útil es evitar el abuso de casos o lugares comunes. Por ejemplo, en el curso de física una opción podría ser presentar aplicaciones del tema en la vida real, como a partir del funcionamiento de un elevador, pero es muy molesto encontrar el ejemplo trillado de los juegos de feria para explicar la cinética.

Recomendación 5. Evitar estereotipos

Finalmente, como quinto tip, los invito a eliminar los estereotipos de sus cursos. Una vez vi un guion instruccional que incluía diálogos entre una señora y un vendedor de seguros; lo que me pareció horroroso fue que poco les faltó para incluir expresiones como “chale” o “doñita”. Si bien el contexto de algunos de los participantes puede ser similar y que el uso de ese lenguaje no es ni bueno ni malo, hay que cuidarse de los estereotipos y tener siempre claro que se trata de un material educativo, con el cual se pretende transmitir un contenido serio.

fuente: shiftelearining.com

Publicaciones relacionadas:

  • Sin publicaciones relacionadas

¿Qué es MyIT?

Explora la solución de TI de BMC Software, MyIT. Es una aplicación de autoservicio simple que transforma la experiencia de TI de usuarios finales. Es tan fácil e intuitiva, que realmente querrás usarla. MyIT significa  usuarios más felices, por ende, mejores TI.

Publicaciones relacionadas:

  • Sin publicaciones relacionadas

Stephen Downes: “Los docentes deben retar a los estudiantes”

 

 

nota profesores elearning editable

 

Etrevista a Stephen Downes, Pedagogo, filósofo, especialista en elearning 2.0 y nuevos mediosStephen-Downes-gran-Tiching

Apasionado de la lectura y especialmente de la ciencia ficción, admite que le ha influenciado y preparado para los campos en los que está especializado: la filosofía y la ciencia. De pequeño le encantaba la geografía y la serie de libros “The White Mountains” de John Christopher. Actualmente, trabaja en el National Research Council de Canadá y es conocido por ser el creador de los cursos MOOC.

¿Qué entendemos por elearning 2.0?
Nos referimos al uso de las redes sociales y los servicios interactivos online que permiten a muchas personas conectarse entre ellas para ampliar su capacidad. Si lo comparamos con la educación tradicional, ésta tiene más que ver con el contenido y su presentación.

¿Cuál es la principal ventaja que aporta?
Es un aprendizaje social, ya que nos permite interactuar online con otras personas a las que les interesa el mismo tema que a nosotros y así compartir ideas, comparar progresos y mejorar nuestro conocimiento sobre lo que estamos aprendiendo. A diferencia del elearning tradicional, resuelve el problema del aislamiento, ya que el estudiante realizaba el proceso de aprendizaje en solitario.

Y, ¿qué desventajas presenta?
Uno de los principales aspectos negativos es que presupone que todos los usuarios saben cómo socializarse online. Ser capaz de interactuar y comunicarse con gente en Internet no es igual que hacerlo dentro de una clase.

¿Qué aptitudes necesitamos aprender?
Desarrollarnos en la alfabetización digital, que consiste en saber utilizar tecnologías online de forma que seamos capaces de aprender de los demás y de relacionarnos con ellos, así  como comportarnos adecuadamente en este ámbito.

¿Qué habilidades desarrollan, especialmente los estudiantes, mediante este método de enseñanza?
Desde mi perspectiva, que es más general que la de otros expertos, los estudiantes desarrollan lo que llamamos la alfabetización crítica, habilidades subyacentes que se encontrarán en el contexto tanto online como offline. Por ejemplo, nos debe permitir ser capaces de reconocer patrones, normas regulares y  principios en datos aparentemente caóticos o  entender la importancia del contexto en el uso de la tecnología.

¿Está la sociedad preparada para adaptarse a esta nueva tendencia?
Creo que, en general, la sociedad está preparada, pero aún nos queda mucho camino por recorrer. Este sistema es la única manera que tenemos de proporcionar educación a escala global.

¿Cuáles son los principales obstáculos con los que se encuentran?
Hay países que apenas disponen de electricidad por lo que no tienen acceso a Internet. En otros casos, no están preparados pedagógicamente ya que en muchas partes del mundo (también en occidente), se entiende el aprendizaje como una forma de memorización de contenidos.

Y los docentes, ¿están preparados para afrontar esta enseñanza?
En la mayoría de encuestas que he leído consta que la preparación de los profesores es uno de los aspectos a mejorar. Es difícil porqué todo lo que se les enseñó a los actuales profesores ha cambiado. Deberíamos retroceder y formarlos de nuevo pero, obviamente, es insostenible,  por lo que debemos desarrollar métodos para asistirlos y ayudarles a que aprendan por sí mismos. Éste es un reto importante.

Y, ¿qué papel juegan los profesores en este contexto?
Algunos de sus roles se verán modificados en el futuro. Por ejemplo, la presentación de contenidos será desarrollada por profesionales especializados en la difusión online. También estoy convencido de que en el futuro entenderemos de manera distinta el método de evaluación de los exámenes y ya no recaerá exclusivamente en los docentes.

Entonces, ¿cómo debe enfocarse el trabajo de profesor?
Cómo leí en una columna en The Economist, el principal rol de los profesores debe ser retar, provocar y estimular a los estudiantes para motivarles e interesarles en lo que están haciendo.

Hablemos del MOOC, ¿en qué consiste?
El acrónimo MOOC hace referencia a Massive Open Online Course (Cursos Online Masivos y Abiertos). Consiste en un curso que se ofrece online y que está diseñado para que miles de personas puedan realizarlo al mismo tiempo. Esto es posible haciendo el curso abierto, por lo que únicamente se necesita tener acceso a Internet.

A nivel práctico, ¿qué significa cursar un MOOC?
Al cursar un MOOC, tienes acceso a todos los recursos y materiales del curso, a los exámenes, puedes participar en los debates online con los demás estudiantes e interactuar con ellos. La idea principal es crear recursos educativos abiertos a los que todos tengamos acceso y podamos compartir, comentar y utilizar.

Hay estudios que concluyen que muchos estudiantes abandonan este tipo de cursos antes de terminarlos. ¿A qué se debe?
Se debe a distintas razones en función de cada persona, pero básicamente me centraré en dos. Una responde a la baja inversión que supone empezarlo, por lo que hay alumnos que pueden apuntarse ya que les interesa el tema, pero que en el momento de desarrollarlo no están dispuestos a, por ejemplo, salir del trabajo antes para atenderlo.

¿Y la otra razón?
No siempre es el objetivo de todos los estudiantes terminar el curso, ya que algunos simplemente se apuntan para poder disponer de los recursos y materiales, pero no les interesa debatir ni interactuar con los demás. Por lo que seleccionan los recursos que les interesan y lo abandonan. En definitiva, el curso acaba actuando como un periódico.

¿A qué se refiere?
En un MOOC tú escoges y seleccionas las partes que más te interesan – al igual que en un periódico – mientras que los otros cursos están estructurados como un libro de texto. Aquí reside la clave de un curso abierto, ya que en muchos casos no necesitas acceder a la totalidad de recursos y materiales, sino sólo a los que realmente te interesan.

fuente: blog.tiching.com

Publicaciones relacionadas:

  • Sin publicaciones relacionadas

Infografía: Cómo diseñar presentaciones efectivas

Al hacer presentaciones, debes tener en cuenta la importancia del diseño. De éste puede depender el éxito o el fracaso para comunicar el objetivo de cada presentación. Aquí te mostramos una infografía con algunos consejos para crear presentaciones efectivas.

 

presentaciones efectivas infografía

 

Fuente: izaskunsaez.es

Publicaciones relacionadas:

Construyendo escenarios de eLearning sobre los rieles del cine

Una carpa a oscuras, una tela blanca y, a lo lejos, un tren que se acerca más y más sin la intención de detenerse.

La llegada del tren a la estación de Ciutat fue una de las primeras imágenes filmadas y presentadas ante un público. Con ella, nació el cine y, sin saberlo, los hermanos Lumière presentaron en sólo unos segundos la mayoría de los planos cinematográficos que se utilizan hasta hoy.

En eLearning, el uso de planos nos puede dar una dimensión distinta al presentar contenido o situaciones, ¿cómo?, integrando los elementos del lenguaje cinematográfico a nuestros cursos.


¿Qué es un plano?:

En cine, un plano es la unidad mínima de la narración visual, es decir, un encuadre. Un plano, por sí solo, conlleva un significado. Tal como una fotografía, es una representación de la realidad.

Cuando eliges una imagen para acompañar el texto de un curso, delimitas la realidad para adaptarla al contenido. De la misma manera, seleccionas el plano que mejor describa el tema en cuestión. Aprendamos cómo podemos darle un toque de Hollywood a nuestros cursos eLearning.

Tipos de plano

La siguiente información te podrá ser útil al momento de elegir el plano perfecto para ilustrar el contenido:

 

Tips adicionales

La llegada del cine, tal como el tren, nos aportó otro medio para capturar la realidad. Podemos hacer uso de su lenguaje para aportar significado a nuestros cursos eLearning.

Plano cerrado: Mientras más cerrado, el plano nos da la idea de cercanía emocional.

Plano abierto: Mientras más abierto, nos relaciona con el contexto general.

Elige con sabiduría y haz que el tren de tu curso siga las rieles del lenguaje cinematográfico para llegar con éxito a su destino

Nota por: Shiftelearining.com hecha por Oscar Hugo Ordaz Flores

Publicaciones relacionadas:

  • Sin publicaciones relacionadas

Soporte del área de TI… no siempre es tan sencillo como con MyIT

Soporte del área de TI… generalmente no la mejor experiencia, te suena familiar?

Hoy ya existe MyIT, conócelo y lee más de esta novedosa solución que permite implementar un App de soporte para que los usuarios puedan interactuar con el área de TI con las mismas habilidades que usan para Facebook, Twitter o todas las demás Apps con las que interactuan a diario. MyIT permite a las áreas de TI bajar la fricción que significa interactuar con ellas. Una novedosa solución para los directores de TI que realmente quieren que la experciencia de sus usuarios al interactuar con TI, sea satisfactoria.

MyIT  hace que el soporte del área de TI sea una experiencia sencilla y positiva.

 

 

Publicaciones relacionadas:

  • Sin publicaciones relacionadas

5 papers every learning professional should read

I don’t read as many journal articles as I’d like.

Given the challenges and pressures of professional life, combined with everything else that’s been going on privately, I’ve fallen out of the habit of scanning the latest abstracts and deep diving into particular studies.

And that’s a problem because as a practitioner, I consider it important to inform my work with the latest science. While blogs (for example) certainly have their place in the discourse, so too do peer-reviewed publications.

So it was with much gratitude that I read The Science of Training and Development in Organizations: What Matters in Practice.

I say “gratitude” because it was one of the pre-reads for last night’s Sydney eLearning and Instructional Design Meetup. If David Swaddle (the meet-up’s organiser) hadn’t prompted me to read this paper in preparation for the event, I fear I never would have done so.

This in turn got me thinking about good papers – the ones that stand out from the rest. The ones that I would recommend to my fellow learning pro’s. While there are many that could fit that bill, I’ve given it some thought and have short-listed my Top 5.

1. Sfard, A. (1998). On Two Metaphors for Learning and the Dangers of Choosing Just One. Educational Researcher, 27(2), pp. 4-13.

In this paper, the author distinguishes between two metaphors for learning: the acquisition metaphor in which the learner’s mind is akin to a vessel to be filled, and the participation metaphor in which the learner is an active social agent in the learning process. The latter metaphor reminds me that learning is not about the consumption of information; it’s about making sense.

2. Cook‐Greuter, S. R. (2004). Making the case for a developmental perspective. Industrial and Commercial Training, 36(7), pp. 275-281.

In this paper, the author distinguishes between two directions of human development: horizontal growth and vertical transformation. I translate this dichotomy as the difference between “learning” and “development”, recognising that as a profession we tend to assign disproportionately more attention to the former – to our organisation’s detriment. I elaborate here.

3. Siemens, G. (2005). Connectivism: A Learning Theory for the Digital Age. International Journal of Instructional Technology and Distance Learning, 2(1), pp. 3-10.

Somewhat controversial in academic circles, this paper documents real thought leadership in my humble opinion. The author challenges the notion of what it means to “learn” in the modern world, and if we put philosophical arguments aside, he provokes us to re-think our practice.

4. Biesta, G. J. J. (2012). Giving Teaching Back to Education: Responding to the Disappearance of the Teacher. Phenomenology & Practice, 6(2), pp. 35-49.

In this paper, the author rues the shift of our collective discourse from teachingto learning, whereby the sage has been pushed off the stage and recast as a guide on the side. I don’t agree with everything he has to say, but I do agree with much of his sentiment. I’ve blogged my reflection here.

5. Salas, E., Tannenbaum, S. I., Kraiger, K. & Smith-Jentsch, K. (2012). The Science of Training and Development in Organizations: What Matters in Practice. Psychological Science in the Public Interest, 13(2), pp. 74–101.

In this paper, the authors outline “what matters” before, during and after training in the organisational setting. While their focus is set firmly on the traditional one-to-many mode of delivery, their advice is grounded in research and real-world experience. Even if you aren’t involved in training per se, this is a solid framework against which you can (dare I suggest should?) audit what you do and how you do it.

The above papers are several rays of light that break through the clouds to change our mindsets and behaviours.

via ryan2poin0.wordpress.com

Publicaciones relacionadas:

  • Sin publicaciones relacionadas